viernes, 22 de mayo de 2009



                        
 EL SABER RESPIRAR TE AYUDA A CONOCERTE
 

Para saber si respiras correctamente solo tienes que ponerte delante de un espejo e inspirar, si al respirar levantas los hombros y mueves todo el cuerpo es que lo haces mal.

 

Concéntrate en inflar tu estomago, solo has de mover el diafragma para hacerlo, esta es la manera correcta: inspiras, se infla la barriga; expiras y sueltas el aire, desinflas la barriga.

 

Haz el ejercicio unos segundos, o el tiempo que necesites para estar seguro de que lo haces correctamente, y después ponte cómodo para hacer el ejercicio de escuchar tu respiración e intentar parar tu mente, ¿para qué? Porque esa es la experiencia que se pretende vivir con este ejercicio.

 

Nuestro cerebro no para nunca de funcionar, así nuestros pensamientos son siempre preconcebidos sin nosotros saberlo, nos creemos que somos así y no podemos hacer nada para evitarlo pero no es verdad.

 

Son preconcebidos porque desde que nacemos nos inculcan todo lo que sabemos y el resto es parte de nuestra propia experiencia, y es ésta la que básicamente refuerza nuestra personalidad.

 

Si queremos conocernos y además controlar nuestra mente para hacer cosas que hasta ahora nos parecía muy difíciles, podemos conseguirlo fácilmente si paramos nuestra mente y la disciplinamos para que nos obedezca (sin poner resistencia), cuando queramos hacer algo que nunca hemos hecho.

Volvamos al ejercicio.

 

Estamos respirando; ahora hemos de escuchar el silencio que produce el no pensar; para ello fijaremos nuestra mente en escuchar el sonido que produce nuestra respiración: infff... ufff... La primera vez que se hace a los 3 o 4 segundos ya estarás pensando en algo, tienes que darte cuenta de que estás volviendo a pensar para volver a fijar tu mente en tu respiración y así alejar tus pensamientos, aunque creas que es interesante lo que estás pensando tienes que alejarlos ¿porqué? Porque tendrás tiempo de hacerlo en su momento, tendrás todo el tiempo del mundo.

 

El ejercicio termina cuando has logrado convencerte de que quieres y puedes dejar de pensar; o sea, que respiras y dejas de pensar unos segundos, te das cuenta de que vuelves a pensar y decides dejar de pensar de nuevo, volverás a pensar segundos después, y volverás a querer dejar de pensar. Así hasta que logres saber la diferencia entre el tiempo que estuviste sin pensar la primera vez y el tiempo que logras dejar de pensar cuando ya haces el ejercicio para conseguir dejar de pensar más tiempo que la última vez que paraste tus pensamientos.

 

Es el final del ejercicio porque es el final de la 1ªlección, sabrás que lo has conseguido porque, y recuérdalo siempre, al vivir la experiencia la reconocerás inmediatamente.

Es la experiencia lo que cuenta, no el saber como se hace, aquí la teoría no sirve como experiencia porque no sentirás nada nuevo por saberlo.

 

Vive la experiencia y sabrás que hacer después.


           
           

Saludos cordiales,
Cristina Brito Ramos
Terapeuta en Estimulación Temprana e Instructora Masaje Shantala
Asociación Respiro y Luz
C/la coruja nº3, portal 1, 1ºC
38111 Añaza-Tenerife
Telf. +34 637.92.57.82
http://masajeshantalatenerife.blogspot.com

http://asociacionrespiroyluz.blogspot.com

Antes de imprimir este mensaje, asegúrese de que es necesario hacerlo - Abans d'imprimir aquest missatge, asseguri's que és necessari fer-ho - Before printing this message, double check it is really needed
 




¿Eres del Madrid, del Barça, del Atleti...? Apoya a tu equipo en la Zona Fan de MSN Deportes

Ahora, GRATIS Hotmail en tu móvil ¡Descúbrelo aquí!